La Real Expedición Filantrópica de la Vacuna, la primera campaña de vacunación masiva

La Real Expedición Filantrópica de la Vacuna, que tuvo una duración de tres años, consiguió salvar millones de vidas

La tripulación de la Real Expedición Filantrópica a bordo de la nave María Pita

Finales del S. XVIII. La viruela sigue siendo la principal causa de muerte. Tan solo en Europa esta enfermedad acabó en este siglo con la vida de más de 60 millones de personas. Sin embargo, un médico rural inglés llamado Edward Jenner consiguió contrarrestarla. Lo hizo al observar que las vacas eran totalmente inmunes.

La vacuna era eficaz, pero esta no estaba diseñada para aguantar largos viajes. Un hecho que imposibilitaba la inmunización de toda la población de la época pero a un médico personal del Rey Carlos IV, Francisco Javier Balmis, se le ocurrió una idea que permitiría vacunar a todos los habitantes del Imperio español, inocular la vacuna de la viruela en un grupo de niños que enviarían a todos los territorios españoles la solución que erradicaría para siempre el virus de la viruela.

Solo cinco años después de la creación de la vacuna de la viruela, en noviembre de 1803, Balmis logró convencer al Rey Carlos IV, quien había perdido a una de sus hijas por culpa de esta enfermedad, para llevar a cabo la primera gran operación de salud pública de la humanidad, la Real Expedición Filantrópica de la Vacuna, también conocida como Expedición Balmis, expedición que consiguió llevar la vacuna de la viruela a América y Ásia.

EL INICIO DE LA REAL EXPEDICIÓN FILANTRÓPICA DE LA VACUNA

El 30 de noviembre de 1803, zarpaba del puerto de La Coruña, con el beneplácito del Rey Carlos IV y a bordo de la nave María Pita, la Real Expedición Filantrópica de la Vacuna, la primera gran operación de salud pública de la humanidad, una expedición que logró llevar la vacuna de la viruela a toda Hispanoamérica y Filipinas.

La expedición fue dirigida por el médico de la corte española, Francisco Javier Balmis, quien, con la ayuda de su colega José Salvany y de la enfermera Isabel Zendal, logró la proeza de mantener la vacuna activa durante viajes transoceánicos. Para ello, inoculó a 22 niños huérfanos gallegos con el virus, niños que actuaron como una especie de vacunas móviles.

EL DESARROLLO DE LA REAL EXPEDICIÓN FILANTRÓPICA DE LA VACUNA

A su llegada a América, para propagar la vacuna de una forma más rápida, la expedición se dividió en dos grupos. Balmis viajó por Venezuela, Cuba, México, Filipinas y, pese a no estar en los planes iniciales, Macao y China. Por su parte, su segundo, José Salvany, vacunó en Panamá, Colombia, Ecuador, Perú, Chile y Bolivia.

La Real Expedición Filantrópica de la Vacuna duró tres largos años. Consiguió salvar millones de vidas y no solo eso, también estableció una red de salud pública que recibió el nombre de ‘Juntas de Vacunas’.

Facebook
WhatsApp
Twitter
LinkedIn
Pinterest