¿Por qué la bandera de España es roja y amarilla?

Descubre la razón por la que la bandera de España es rojigualda

'Mi bandera' Augusto Ferrer Dalmau

¿Por qué la bandera de España es roja y amarilla? La bandera rojigualda es junto al escudo de España y el himno nacional uno de los tres símbolos de nuestro país.

¿CUÁL ES EL ORIGEN DE LA BANDERA DE ESPAÑA?

La bandera de España tiene un origen esencialmente militar. La llegada de Felipe ‘el Hermoso’ a la Península Ibérica para contraer matrimonio con la hija de los Reyes Católicos, Juana ‘la Loca’, trajo consigo un elemento propio del ducado de Borgoña, la Cruz de Borgoña, también conocida como Cruz de San Andrés.

Con el Rey Carlos I de España y V de Alemania la Cruz de Borgoña pasó a ser el emblema de los ejércitos imperiales y los temidos Tercios Españoles, soldados que pasearon la enseña por los campos de toda Europa.

De esta forma los enemigos de España empezaron a reconocer a los ejércitos españoles. La Cruz de Borgoña se convirtió en la primera bandera oficiosa que no oficial, de la monarquía hispánica.

¿POR QUÉ LA BANDERA DE ESPAÑA ES ROJA Y AMARILLA?

Desde la llegada al poder de los Austrias los ejércitos españoles utilizaron la Cruz de Borgoña para distinguirse en batalla. El problema surgió con la llegada de los Borbones al trono español. La Cruz de Borgoña se mantuvo con la diferencia de estos portaban sobre ella el escudo de armas del monarca de la casa de Borbón que gobernaba en ese momento pero el blanco y el rojo eran colores que también utilizaban los enemigos del Reino, un hecho que provocaba grandes confusiones, especialmente en altamar.

Por todo ello, ante la gran dificultad de distinguir amigo de enemigo, el Rey Carlos III de España ordenó la celebración de un concurso con el que elegir la bandera de la Armada Española. Doce fueron los diseños presentados, curiosamente fueron dos los elegidos.

El primero, el más parecido a la bandera actual de España, utilizado para los buques de guerra, constaba de tres barras, dos rojas a los extremos y una amarilla en el centro, con el escudo simplificado de la monarquía. El segundo diseño ganador, utilizado tan solo por los barcos mercantes, incluía hasta cuatro barras sin escudo.

LA CONSOLIDACIÓN DE LA BANDERA ROJIGUALDA

En 1793, con el Rey Carlos IV en el poder, se amplía el uso de la bandera rojigualda a las plazas marítimas, castillos y defensas de las costas. Un uso que se amplió durante la Guerra de Independencia, momento en el que adquirió gran popularidad. Sin embargo, no fue hasta 1843, ya vencidos los franceses, que se convirtió en la bandera oficial de España. Así se mantuvo hasta nuestros días con diversos cambios en su escudo a excepción de los años que duró la Segunda República pero eso es otra historia.
Facebook
WhatsApp
Twitter
LinkedIn
Pinterest